Malibu's Lost Boys

Miki Dora, el heroe y antiheroe de una generacion...


Fuente y recopilacion de texto: https://eos.surf/entries/dora-mickey/

Todas las tribus de los deportes extremos tienen sus iconos, así como todas las civilizaciones tienen sus héroes y antihéroes. Varios personajes del surf llevaron el estilo de vida y el deporte, mas alla, haciendo aun lado ese reglamento, que contradigan las reglas y despierten la atención de los normales hacia el que no cumple las reglas. El Surf moderno es un hobby de niños y niñas de clase media alta llenos de privilegios y algún dinero para comprar tablas carísimas, ropa de moda, trajes de neoprene y la intención de rebeldía.

Pero Miklos Chapin Dora es uno de los que hizo del Surf un estilo y una filosofía de vida. Es el inadaptado que hace de nosotros seres admirables y permite que millones de individuos en el mundo entero se sientan importantes solo porque pueden decir a los amigos y a los amantes que son surfistas. Miki Dora, es el Surfista, la esencia del verdadero surfista, mucho más de lo que cualquiera de nosotros puede desear o soñar porque dejó lo que tenía y no pidió disculpas a nadie, en el momento más difícil, rechazó el bienestar y el placer de la vida moderna y optó por no tener nada, nada que no fuese la posibilidad de escoger lo que realmente le daba la gana. Se escondió, huyó, engañó a toda la gente, mintió, robó, falsificó, evadió, ejecutó todas las tácticas, todas las estrategias y esquemas de todos los falsarios y piratas de la historia y al mismo tiempo surfeó algunas de las mejores olas del planeta desde Malibú a Hossegor, pasando por Jeffreys Bay. Da Cat como le decian sus amigos, el Marlon Brando, el Van Gogh, el Beethoven del Surf. Miki Dora para bien y para mal es la razón por la cual para algunos se sienten diferentes al surfear.

Miki Dora huyó durante toda su vida. Huyó del Malibú que había conocido y desapareció para siempre sumergido en una marea de turistas y hormigón, huyó de Nueva Zelanda, de Francia, de las justicia norteamericana, de Francia otra vez, huyó de Sudáfrica, de Chile. Dora huía del dulce fin del mundo que siempre esperó pero que no llegó nunca, y en el camino pasó por Marruecos, España, Hawaii, Suiza, Italia, Argentina, Tailandia, México, Noruega, Brasil, Australia, Indonesia, Vietnam, Portugal...

Dejarse llevar por la vida de Miki Dora es fácil, es inevitable, es confuso. Porque? Cuál es el camino que debemos tomar para seguir a un tipo que tuvo mas de diez nombres? Cual es el Dora de verdad? El que persiguió el paraíso perfecto por medio mundo en una furgoneta destartalada o el que jugaba al tenis en clubes de lujo y paseaba con Frank Sinatra por el casino? El que robaba los pasaportes, el dinero y las joyas que se ponían en su camino, o el tipo que adoraba a su madre y a su perro? El fulano con aspecto de vagabundo sin nada que llevarse a la boca, o el que dejó tras su muerte cientos de miles de dólares en cuentas suizas? El mormón converso durante tres meses, el sanador sudafricano, el experto en la muerte de JFK, el extra de cine, el amigo azote de Greg Noll, el fugitivo del FBI y la Interpol, el surfero que con sesenta y cuatro años brillaba en las series más grandes de Jeffreys Bay?

Si Dora trabajó alguna vez o no, es algo discutible. Con más de sesenta años, registró por primera vez su nombre en la seguridad social. Su trabajo era él, el mismo, su vida, la vida que mantuvo celosamente oculta de una industria que detestaba y que en su mente, sólo deseaba cazarlo, prostituir su imagen, su nombre. La misma industria que él retroalimentó con su leyenda, con sus contadas apariciones, con su huella en tablas que hoy valen miles de dólares, la misma industria que lo acogió cuando al final de sus días parecía engañosamente condenado a la indigencia.

Las referencias a la vida de Da Cat están hechas con grandes frases.. “El héroe de una generación..”, “El espíritu más rebelde..”, “El príncipe oscuro de la playa”; un montón de palabras que no alcanzan a describir bien todas las vidas que Dora llevó. “La vida es pasar el tiempo tan agradablemente como sea posible”, dijo él, y seguro que de eso se trataba.

Dora fue introducido al surf por su padre, Miklos, a fines de la década de 1930. Su padrastro, Gard Chapin, también fue un "pionero del surf ... un rebelde rudo que nunca encajó en una sociedad educada". Las obsesiones de Chapin con el diseño de tablas de surf pusieron a Dora en contacto con diseñadores industriales de California, incluidas visitas al estudio de Charles y Ray Eames.

La tabla de surf de Dora, lanzada en 1966, se convirtió en la tabla de surf más vendida en la historia, y nuevamente en su relanzamiento 25 años después. La visibilidad de los surfistas como Dora, así como el impacto del libro Gidget, significaron que muchos surfistas nuevos comenzaban a surfear y, por lo tanto, desplazaban a los surfistas existentes como Dora. Esta repentina afluencia de surfistas hizo que Dora denunciara a las masas tanto en persona como en anuncios de sus tablas de surf, una de las cuales presenta a Dora crucificada en dos de sus tablas.

Decidió abandonar los Estados Unidos en 1970 y vivió en todo el mundo pasando la mayor parte de su tiempo en Francia y Sudáfrica. Después de regresar a los Estados Unidos desde Francia en 1981, el FBI lo arrestó por violar su libertad condicional al abandonar el país en 1975 después de declararse culpable de escribir un cheque sin fondos para la compra de equipos de esquí. Mientras cumplía condena por eso, fue sentenciado a seis meses en una prisión federal después de que un gran jurado de Denver lo acusó de fraude con tarjetas de crédito en 1982.

A pesar de su desconfianza percibida hacia la comercialización del surf, Dora llegó a un acuerdo de participación en las ganancias con Greg Noll para lanzar un número limitado de tablas de surf "Da Cat" de Miki Dora, durante el cual creó anuncios en revistas para promocionar las tablas. 

Miki murio en la casa de su padre en Montecito, California, el 3 de enero de 2002, a la edad de 67 años de un cáncer de páncreas.

... Si tomas la genialidad de James Dean, la poética de Muhammad Ali, la resbaladiza de Harry Houdini, el jet set de James Bond, la ironía de George Carlin y el Zen de Kwai Chang Caine, y los enrollas en un solo hombre con una tabla larga debajo del brazo, vendrías con algo como Miki Dora, el antihéroe mítico del surf, también conocido como el Caballero Negro de Malibú... Comenta el surfista y autor Jamie Brisick, en una retrospectiva sobre Miki Dora.

- "Los libros de surf existentes a menudo presentan solo el lado heroico y carismático. Dora también era conocida por ser hosca y distante. También fue referido como un fanático y un supremacista blanco. En particular, pintó una esvástica en su tabla de surf al menos una vez. La idea de Dora de "localismo", que las olas pertenecían a quienes crecieron cerca de ellos y que los forasteros merecían que la violencia se mantuviera alejada, también ha sido criticada por ser racista terrible y de facto." 

En las páginas de esta biografía oral, trazada a través de los testimonios de decenas de personas que conocieron al surfista, se habla de mucho más que de surf. Es la historia de las bendiciones y miserias de Dora, un errante de las olas y un proscrito social, incapaz de adaptarse al conservadurismo moral de mitad del siglo XX norteamericano pero también de atenerse a una vida sencilla y ajustada como cualquier ciudadano corriente. La biografía de Dora es en sí misma un canto a la libertad individual y a la búsqueda de ese instante que se presenta ante nosotros pocas veces en la vida. Una búsqueda que, en el caso del surfista mítico, fue enfermiza, rompiendo todo lazo con compromisos familiares o de amistades. Dora siempre quiso vagar eternamente y vivir esa ola, como el músico quiere vivir ese acorde, y el poeta ese verso para siempre. No quería ni sabía vivir fuera de ese instante. " 

Esta biografía es también interesante en su vínculo musical por el aspecto contracultural que guarda toda la vida de Dora y del surf que le acompañaba. El surfista romántico y perdido se erigió como un icono contracultural antes del estallido hippie de los sesenta. Los hippies se inspiraron en parte en la cultura surf por su vitalismo a contracorriente de las convicciones, por su ejercicio zen de vivir y disfrutar el instante. Porque, a partir de la II Guerra Mundial, la vida relajada del surfista tipo, una persona que solía ser inconformista con el entorno social, se oponía a la opulencia, la ansiedad y el consumismo de principios de la Guerra Fría. Pero lo curioso es que Dora, y tantos originales del amor al surf como modo de vida, odiaba el éxito que trajeron películas y canciones sobre el propio surf. Odiaba el boom de la cinta Gigdet y de todas las decenas de películas surfistas que vinieron después desde los estudios de Hollywood. Odiaba las revistas, la irrupción de los neoprenos y los campeonatos nacionales o regionales en los que no participaba. Y odiaba a gente como los Beach Boys, que llevaron sus playas soleadas y chicas bronceadas a las emisoras de todo el país, que impulsaron la moda. 

Quiksilver Uluwatu Challenge 2019
Malibu's Lost Boys

Miki Dora, el heroe y antiheroe de una generacion...

Destino Patagonia

La historia del Bedford que vuelve a atravesar la Patagonia.

DESTACADAS
MALIBU'S LOST BOYS

Miki Dora, el heroe y antiheroe de una generacion...

DESTINO PATAGONIA

La historia del Bedford que vuelve a atravesar la Patagonia.

QUIKSILVER WETSUITS

Quiksilver Argentina te ofrece una amplia gama de wetsuits para las mejores estaciones del año.

SUNSHINE COAST SURF RANCH

Se viene una nueva ola artificial al estilo Slater al sudeste del estado de Queensland, Australia.

SUNNY GARCIA

El hawaiiano ha despertado de un coma de mas de 4 meses

CAMPEONATOS
QUIKSILVER PRO FRANCE

Jeremy Flores se adueño del Quik Pro France y Carissa Moore se llevo el Roxy Pro France

BILLABONG PRO ERICEIRA

Samuel Pupo gana en Ericeira tras vencer en la final a Stu Kennedy

TORNEO DE PRIMAVERA

La integrante del team Roxy, ganó el Torneo de Primavera organizado por la Asociación Miramarense de Surf

FRESHWATER PRO

Gabriel Medina y Lakey Peterson ganan el Freshwater Pro, en el Surf Ranch, de Lemoore, California.

RIP CURL PRO CATEDRAL 2019

Mati Schmitt y Fede Chiaradio en lo mas alto del Cerro Catedral